Nuestra Mezquita Catedral es mágica a más no poder: guarda secretos inesperados que dicen dan buena suerte. Como éste. Se llama Clypeaster, y es un erizo de mar, su caparazón fosilizado para ser exactos!! , que vivió por estas tierras allá por el Mioceno, hace como once millones de años, 😜arriba o abajo😉.
Hoy sobrevive incrustado en uno de los sillares de nuestro más emblemático monumento cordobés.
➡️¿sabes cómo ha llegado hasta ahí?
➡️¿Y en qué muro exterior está – norte, sur, este, oeste – ?
Esta «Estrella de los Deseos» es todo un reclamo. Ya sabes, puedes tocarlo mientras le pides un deseo, eso sí, haz el ritual 👋🏻 con suavidad, respeto y cuidado, vaya a ser que tu petición se vuelva contra ti. Buena suerte!! 😍
🧐🐚🕵️‍♀️Hay más «habitantes» como éste en otros rincones del edificio. Siguen muy vivos, a su manera, pero si.
   Un bendito regalo de la naturaleza.