En el antiguo barrio de Santa María de Córdoba, hoy el de la Catedral, este azulejo sobre encalada fachada lo recuerda, dice «de quién es» (o era) y desafía dignamente el paso del tiempo.
😍Un testimonio atemporal, y escondido, intimista, de nuestro monumento más emblemático más allá de la postal turística. Lo reconoces, verdad?
¿Qué significaba ser «Obra de la Catedral»? ahí es nada. ¿Cual sería su función específica, cuando dejó de tener ese sublime propietario la vivienda a la que originalmente titulaba…  ¿cuántos más de este tipo habrá dispersos por la judería?, porque  como esta cerámica hay alguna más a lo largo y ancho de esta zona del casco histórico, a ver si las encuentras. Luminosamente esmaltada ya ves que, el protagonista, en el centro simétrico del dibujo esbeltamente alzada entre los muros almenados de la Fortaleza de la Fe que era la Mezquita alhama, – cristianizada  ya entonces y convertida en Catedral -, es el campanario.  ¿Se parece al actual?? Puedes llegarte a comprobarlo, está a escasos metros.
✨➡️ Esta histórica placa se ubica  muy cerca de la curiosa calleja de Quero.
¿Quieres saber más? 😉👏🏻