La muralla de Córdoba sigue, a tramos, viva y presente – y en lugares insospechados.. Como éste -. Durante unos 2000 años protegiendo y abrazando la ciudad, lo que hoy llamamos el casco histórico, como si fuera su piel, acompañándola en lo bueno y en lo malo. Una potente constante.
     Todo un reclamo de esta taberna, – que ya el nombre lo tiene sabroso, Garum – a un paso de la ribera, y junto a la que fue puerta de la Pescadería, el integrar un buen tramo de nuestro patrimonio más importante a lo largo de los siglos.
    Y hay más. 🧐😍 ¡Mira donde reposan los platos de cada comensal! En uno de los primeros planos que conservamos de Córdoba, en versión mantel individual, eso sí. ¿Está cambiada, verdad, o no tanto? Muy curioso.
👉🏻¿Sabes cómo se conoce ese callejero y en qué año se realizó? 👈🏻. Es el Plano de Montis editado allá por 1868, interesante, desde luego, recrearse en esa Córdoba que aún tenía casi toda la muralla en pie -con sus puertas y torreones – que empezaba a abrirse a la modernidad industrial, a complacer los intereses de la burguesía y a cambios decisivos irreversibles. Un plano en el que impera visualmente el «campo a través» en lo que hoy son extensas y modernas zonas residenciales, se respira el sentido de «pueblo grande» y el abigarrado y milenario entramado de calles que hoy constituye el área Patrimonio de la Humanidad.
  Enhorabuena a este GastroBar. Por su buen gusto… Y sensibilidad.
    Y no son éstos los únicos premios que tiene reconocidos. 👏🏻🥂