A vista de pájaro pero reconocible para todo cordobés que se precie.
Nuestros parques y jardines son también monumentos naturales que además de relajante pulmón verde, desahogo del diario trasiego humano, la contaminación y visual contraste de las compactos y altos edificios que los suelen rodear constriñéndolos.. están cargados de historia!. Cada uno tiene su personalidad y mucho que contar.
Su nombre «de Colón» tiene que ver con el vecino convento de la Merced donde se alojó el almirante (unos años en Córdoba muy productivos para él). Una inscripción en uno de sus patios lo cuenta refiriendo también a Isabel la Católica. A ver si la encuentras (esa placa)
Justo a extramuros de la antigua muralla norte, -no en vano enfrente estaba la puerta Osario – curiosa es la planta de este cordobés parque, que tiene que ver con una de sus funciones, la de coso taurino, hasta 1831.
¿Sabes alguna más, anterior?
Su fuente es la protagonista central,
¿Qué animal mitológico habita – en formato petreo- en ella desde 1920 que se erigió?
¿Sabes reconocer las adelfas? ¿Y encontrar los plátanos de sombra que tanta molestia causan entre los alérgicos?
¿Quién promovió en él la mezquita almorabito y por qué?
¡Fijáte! (última foto): también tiene una «plaza de Colón» la Córdoba argentina. Bonita, verdad? ¿Qué más tendremos en común con nuestra homónima sudaméricana?
No dejes de visitar en uno de sus laterales la fuente dedicada a la mujer cordobesa, – con poema incluido – son dos. ¿Qué sostiene casa una? algo ya en desuso…
De la vecina torre de la Malmuerta… Nos quedamos a sus pies, a ras de suelo: ya es original por el número de sus lados, ¿Cuántos has podido acceder a este legendario monumento?, no es fácil.
Éstas y otras mucha preguntas tienen respuesta si nos sigues. ¡Te esperamos!, muchas gracias ♥️