Así se expresa desde Córdoba y de la mano de nuestro artista José Manuel Belmonte lo que está suponiendo esta pandemia. Con 2.20 metros de altura, Pan (Dios de la pandemia) con actitud desafíante, mirada cruel y despiadada, sujetando un cráneo con una mano mientras camina sobre su particular calvario, – un lecho de cadáveres – entremezclados con portadas de la prensa internacional, porque ha tenido repercusión mundial.

Belmonte, presente en numerosas esculturas de nuestra ciudad, no podía dejar de expresar (como biógrafo de la sociedad y la época que vive) – el aluvión de emociones encontradas que le ha desatado esta situación de rabia, impotencia, angustia , de caos, de compasión por los más vulnerables en las geriátricos, las frías morgues…

En este magnífico artículo del ABC encontrarás en qué material está hecha la escultura, qué completa la iconografía de este Dios en su espalda, qué luminoso símbolo tiene dibujado. Mensaje positivo final. La esperanza que se abre al final de las tinieblas.

¿Qué te parece? ¿Crees que, con el permiso de su autor y el ayuntamiento, debemos darle sitio fijo a Pan en Córdoba, como memoria, recuerdo y homenaje ¿Se lo buscamos? Cuál es tu lección personal de esta situación tan excepcional? Las crisis encierran siempre oportunidades y aprendizaje. También debemos fijarnos en esa lectura.

FOTO: La figura creada por Belmonte – ABC