¡La familia crece! Málaga conectada con Córdoba en clave de mujer, celebrándola este inminente 8 de marzo.  Y es, indirectamente, a través de este lienzo en una colección privada, titulado Malagueña, obra de Julio Romero de Torres (1874- 1930), nuestro inconfundible pintor y el mejor embajador de la ciudad en la que nació y murió.
Porque en él aparece su único hijo Rafael (tuvo 2 hijas más: Amalia y María) y el ayuntamiento cordobés acaba de comprar el retrato del joven, que pintado en 1917, fue su preparatorio (imagen 2).
    Era su género preferido, ese primer plano, y si es el de su hijo con sombrero cordobés encima aún más, no?
    Y es que el Museo del autor cordobés «recibe» a su hijo. Tras 20 años de la última adquisición, ya tocaba. ¿Sabes cuál fue? ¿cuánto se ha pagado por este lienzo de Rafael? ¿Y por qué  se ha decidido comprar este cuadro?
    Podemos jugar a las diferencias entre ambas pinturas: en la vestimenta, la proporción… En las dos versiones, su mirada penetrante y fuerza expresiva nos dejan impactad@s.
   ¿Sabes que no hay descendencia de la saga Romero de Torres, a pesar de que fueron 8 hermanos? ¿y que Julio Romero llegó a pintar más de mil cuadros a lo largo de su vida? fue un artista culto, inclasificable – ¿simbolista, regionalista…? – y todo un visionario.
    Pronto, cuando tenga sitio propio en las salas del museo de su padre despejaremos estas dudas.
   ¿Te apuntas, verdad?