¡A bailar! (ya nos gustaría así). A eso nos invita esta obra con el tono tan feliz, alegre y amable que caracteriza la naif pintura de su autor, Carlos González Ripoll (Córdoba, 1919- 2012). Todo un reclamo optimista para cargarnos de energía positiva. Y viene con sorpresa final.

¿Has visitado el Círculo de la Amistad (Real desde 2006), verdad?En la céntrica calle Alfonso XIII, para asistir a bodas, presentaciones, conciertos y a alguno de la multitud de eventos que celebra… Es un enclave tremendamente interesante y activo desde su fundación, en 1854, sobre el solar del convento de las Nieves.

Pues ahí está este cuadro en el mismo hall, dando cálida y colorista bienvenida. Y precisamente es ahí, enfrente, en el Patio Central de este liceo artístico y literario, donde se ambienta la concurrida escena bailona.

El Círculo, ¡esto es primicia!, en breve va a contar su historia sala a sala gracias a códigos QR y a una guía que nos acercará a lo grande un edificio que es museo vivo en sí mismo por sus magníficas (y tan desconocidas) colecciones, riqueza decorativa, imponente arquitectura y… Pasen y vean.