Este literario muro no está en nuestra Córdoba, sino en Sigüenza; pero tenemos en común a su autor, el vasco Pío Baroja. Curioso, verdad? esta ciudad de la provincia de Guadalajara le inspiró esta dedicatoria y sus vecinos se lo graban en gran formato y a pie de calle. ¡Bonito agradecimiento!
     Córdoba no se queda corta. La visitó varias veces, – una de ellas en 1905 – y le causó profundo impacto, en positivo y también en negativo en algunos aspectos.
  Su inmersión a fondo en la ciudad, su ambiente, con todo lo que ella conlleva, de callejeo, recabar testimonios sobre el terreno de cerca (dónde mejor) unido a su afán investigador, como cronista, su agudo sentido crítico y capacidad de observación… dio fruto en la » la feria de los Discretos».
➡️ Has leído esta entretenida novela? Si eres cordobés/a es cita obligada para comprobar hasta qué punto en esencia sigue así la ciudad o está radicalmente transformada tras más de un siglo.
➡️ Crees que le gustó, que supo captarla (y captarnos) en sus grandezas y miserias?
➡️ Qué considero que la hacía única??
    Te animamos a descubrirlo en la ruta donde una Córdoba insólita se abre paso y no te dejará – a través de pasajes escogidos – nada indiferente!
➡️Sabes si hay algún homenaje (placa, escultura..) en Córdoba al querido Pio y esta obra con la que nos inmortalizó. No nos consta y debería, ¿a que sí?