Este convincente Bodegón de Naranjas es un genial «aquí estoy yo» de su autor, Rafael Romero Barros, padre de Julio Romero de Torres, justo al año de llegar a nuestra ciudad, para ocupar la plaza de profesor de la recién estrenada Escuela de Bellas Artes. Con esta obra como su carta de presentación, desde luego, ¡dejó clara su valía! 👍🏻✨👏🏻Es sabrosa y vitamínica autenticidad.
    Pintado al óleo, en 1863, es un homenaje a Córdoba, ciudad en la que vivió el resto de su vida, tuvo 7 hijos más – 8 en total – y donde se involucró activamente en materia cultural, como periodista, escritor, conservador – restaurador y miembro de la Comisión de Monumentos siempre atentamente comprometido en denunciar atropellos al patrimonio de la ciudad. Como pintor tuvo predilección por el paisaje, temas históricos, costumbristas y el retrato.
En el museo de Bellas Artes de Córdoba lo podrás comprobar y detenerte en éste. 😍Es inevitable😍
➡️ ¿Distingues la naranja amarga de la dulce?⬅️ ¿Conoces las aplicaciones de cada una (para perfumar, aliviar dolencias, aliñar alimentos, etc)?
     En esta obra, donde todas las edades de la fruta conviven, dio toda una lección magistral a su alumnado, expresando la belleza de lo cotidiano, de lo sencillo y, a la vez, es una didáctica clase de ciencia, admirable también por su realismo y detalles tan minuciosos.
    Acompañan a la mesa un alegre ramillete de flores: rosa, verbena, celinda y… ¡Falta una!! , 🧐 a ver si la reconoces😉.
     Fíjate en la transparencia de la licorera y en el juego de luz y sombra. ¿¿Qué otros elementos completan la escena?? ¿Con cuál te quedas??